Enfermedades cardiovasculares: ¿A cuáles prestar atención?

Tiempo de lectura: 4 minutos
Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también llamadas cardiopatías, son aquellas enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Como ya hemos visto desde este mismo blog, esta clase de afecciones está muy ligada a la diabetes tipo 2. Por lo tanto, controlar esta enfermedad crónica a través de una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo permite también reducir los riesgos de desarrollar una ECV.

A continuación, compartimos información sobre aquellas enfermedades cardiovasculares a las que las personas con diabetes tipo 2 deben prestar especial atención:

Enfermedad isquémica del corazón

Conocida como enfermedad de la arteria coronaria, es causada por un engrosamiento de las paredes de los vasos sanguíneos que transportan sangre al corazón. La sangre suministra oxígeno y otros nutrientes que el corazón necesita para su buen funcionamiento, sin embargo, en ocasiones los vasos sanguíneos se estrechan, endurecen o bloquean por depósitos de placa en sus paredes (grasas, colesterol, calcio y otras sustancias). Cuando esto sucede, el suministro de sangre hacia el corazón se reduce o directamente se corta, lo que puede derivar en un ataque cardíaco.

En las personas con diabetes tipo 2, los altos niveles de azúcar en sangre pueden causar daños en las capas internas de las arterias. Otras causas de esta afección son las cantidades altas de colesterol en la sangre, la presión arterial alta, la obesidad y el sedentarismo.

Enfermedad vascular cerebral(EVC)

Por su parte, la enfermedad vascular cerebral afecta el flujo de sangre al cerebro, dando lugar a accidentes cerebrovasculares (ACV) y ataques isquémicos transitorios.

Esta afección también es causada por el estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos que van al cerebro y por la presión arterial alta. Por lo tanto, al igual que sucede con la enfermedad isquémica del corazón, las personas con diabetes tipo 2 son más propensas a desarrollarla.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también llamadas cardiopatías, son aquellas enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Como ya hemos visto desde este mismo blog, esta clase de afecciones está muy ligada a la diabetes tipo 2. Por lo tanto, controlar esta enfermedad crónica a través de una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo permite también reducir los riesgos de desarrollar una ECV.
Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también llamadas cardiopatías, son aquellas enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Como ya hemos visto desde este mismo blog, esta clase de afecciones está muy ligada a la diabetes tipo 2. Por lo tanto, controlar esta enfermedad crónica a través de una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo permite también reducir los riesgos de desarrollar una ECV.

Derrame cerebral o accidente cerebrovascular (ACV)

El derrame cerebral sucede cuando se corta repentinamente el suministro de sangre al cerebro. Esto puede ocurrir cuando un vaso sanguíneo en el cerebro o en el cuello se bloquea o se rompe. Entonces, las células cerebrales son privadas de oxígeno y mueren.

Esta afección puede causar problemas en el habla o la visión, debilidad corporal o parálisis. La mayoría de los ACV son causados por depósitos de grasa en la sangre o por un coágulo que bloquea uno de los vasos sanguíneos en el cerebro o cuello. Un coágulo de sangre puede permanecer donde se formó o también puede viajar dentro del cuerpo.

Las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de ACV causados por coágulos de sangre ¿Por qué? Porque quienes viven con esta enfermedad crónica se suelen producir diversas alteraciones del sistema de coagulación.

Sin embargo, un derrame cerebral también puede ser causado por un vaso sanguíneo roto (aneurisma), produciendo una hemorragia en el cerebro. El aneurisma puede ocurrir como resultado de la presión arterial alta o un punto débil en la pared del vaso sanguíneo.

Accidente isquémico transitorio (AIT)

El accidente isquémico transitorio es causado por un bloqueo temporal de un vaso sanguíneo en el cerebro como consecuencia de la enfermedad vascular cerebral. Este bloqueo en la llegada de sangre al cerebro provoca un cambio repentino en sus funciones que se manifiesta en el entumecimiento o debilidad en un lado del cuerpo.

Un AIT también puede derivar en la pérdida del equilibrio, confusión, visión doble, ceguera, dificultad para hablar o un dolor de cabeza severo. Sin embargo, la mayoría de los síntomas desaparecen rápidamente y el daño permanente es poco probable.

Si los síntomas persisten, en lugar de un AIT se podría tratar de un ACV. En concordancia con esto, la ocurrencia de un AIT anticipa que la persona está en riesgo de tener un ACV en el futuro.

Insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica en la cual el corazón no puede bombear sangre apropiadamente. Por lo tanto, no implica que el corazón deje de funcionar repentinamente, sino que se desarrolla durante años y sus síntomas pueden empeorar con el tiempo.

Según los especialistas, las personas con diabetes tipo 2 tienen el doble de riesgo que otras personas de desarrollar insuficiencia cardíaca ¿Por qué sucede esto? Porque la obstrucción de los vasos sanguíneos y los niveles altos de glucosa en la sangre también pueden dañar el corazón y causar latidos irregulares.

Asimismo, las personas con cardiomiopatía (una enfermedad que daña el músculo del corazón aumentando su tamaño) pueden no presentar síntomas en las primeras etapas. Sin embargo, con el paso del tiempo suelen experimentar debilidad, falta de aliento, tos severa, fatiga e hinchazón de las piernas y pies.

Además, a causa de la neuropatía diabética la diabetes tipo 2 también puede interferir con las señales de dolor que normalmente forman parte de los nervios. Por lo tanto, en muchos casos las personas con diabetes tipo 2 no pueden experimentar las señales de advertencia típicas de un ataque al corazón.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también llamadas cardiopatías, son aquellas enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Como ya hemos visto desde este mismo blog, esta clase de afecciones está muy ligada a la diabetes tipo 2. Por lo tanto, controlar esta enfermedad crónica a través de una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo permite también reducir los riesgos de desarrollar una ECV.

Enfermedad arterial periférica

Por último, otra afección relacionada con las enfermedades del corazón y común en las personas con diabetes tipo 2 es la enfermedad arterial periférica (PAD). Sucede cuando los vasos sanguíneos de las piernas se bloquean o estrechan por depósitos de grasa, disminuyendo el flujo de sangre hacia las piernas y pies.Esta enfermedad también aumenta las posibilidades de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Por lo tanto, las personas con diabetes tipo 2 deben prestar especial atención a estas afecciones. Pero además, es necesario tener en cuenta que la mejor forma de prevenirlas es llevar una alimentación equilibrada y realizar actividad física.

Esperamos que esta información los incentive a  “Poner Play” al control de la diabetes tipo 2 y la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

#HoyPonéPlay al cuidado de la salud de tu corazón y tus vasos sanguíneos.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Este es un buen día para lograrlo: #HoyPonéPlay.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Compartí este articulo

Share on facebook
Compartí en Facebook
Share on twitter
Compartí en Twitter
Share on linkedin
Compartí en Linkedin
Share on whatsapp
Compartí en WhatsApp
Share on telegram
Compartí por Telegram
Share on email
Compartí por Mail