Cómo disfrutar de la mesa navideña con diabetes tipo 2

Tiempo de lectura: 4 minutos

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo son dos de las celebraciones más esperadas, tanto por la alegría de reunirse alrededor de la mesa en familia o entre amigos, como por los platos y bebidas especiales que se comparten durante estas festividades. 

Al convivir con diabetes tipo 2 somos conscientes de que pausar el tratamiento no es una opción. Por lo tanto, ideamos estrategias para poder disfrutar de los eventos sin descuidar ni comprometer nuestra salud.  

Porque sabemos que todo es posible y que debemos proponérnoslo para hacerlo realidad, hoy te invitamos a “Poner Play” a la creatividad, la planificación y la imaginación para disfrutar de la mesa de Navidad y Año Nuevo con diabetes tipo 2.

Planificación, la clave del éxito

Planificar las compras de alimentos, las recetas que se prepararán y los platos que se servirán nos permitirá analizar qué incluir en nuestro plato navideño.

Cuando de nuestra salud se trata improvisar no es una opción, por lo tanto, realizar las compras con tiempo es clave para poder tener opciones ricas y saludables aptas para personas con diabetes tipo 2.  

Para una correcta planificación del menú, es fundamental conocer y controlar la cantidad de hidratos de carbono que se consumen en cada preparación.

Para ello, es necesario “Poner Play” a la imaginación y pensar cómo se pueden adaptar los típicos platos navideños a nuestras necesidades sin tener que modificar los hábitos saludables ni el tratamiento médico.

Primera misión: reducir los hidratos

Como pacientes con diabetes tipo 2 debemos mantener un objetivo en mente: el contenido total de hidratos de carbono de las comidas navideñas debería ser similar al de cualquier otra comida del año.

Al elegir aperitivos y platos principales con un bajo contenido graso y de hidratos de carbono podremos compensar el nivel de azúcar de los postres y dulces típicos para probar “un poco de todo”. 

Nuestras sugerencias para “Poner Play” y reducir los hidratos en el momento del aperitivo y la entrada son: 

  • Preparar ensaladas variadas (hojas verdes, brócoli, zanahoria, tomate, pimientos, berenjenas) y aderezarlas con vinagre y un puñado de frutos secos como nueces y maní. 
  • Hacer verduras de estación grilladas a las brasas o a la plancha, como espárragos, cebollas y berenjenas.
  • Preparar encurtidos, como pepinillos y cebollitas en vinagre.
  • Sumar a la mesa frutos de mar como pescados magros y langostinos a la plancha.
  • Evitar fritos y rebozados es sumamente necesario para disfrutar de un menú rico y saludable. 
Navidad y diabetes tipo 2, aprende cómo disfrutar de la mesa navideña con diabetes tipo 2.HoyPonéPlay a la imaginación y planificación.
Navidad y diabetes tipo 2, aprende cómo disfrutar de la mesa navideña con diabetes tipo 2.HoyPonéPlay a la imaginación y planificación.

Un tip importante: No preparar una cantidad excesiva de aperitivos. Lo ideal es ofrecer 2 ó 3 porciones ya servidas en el plato a cada comensal para no excedernos en las cantidades.

Los principales: más ligeros y moderados

Para los platos principales lo más adecuado será optar por alimentos al horno o a la plancha, como carnes rojas magras, pollo (cocinar sin piel) en porciones moderadas.

Las mejores guarniciones para personas con diabetes tipo 2 siempre serán las ensaladas frescas y las verduras grilladas o al horno que incrementarán la sensación de saciedad aportando menos calorías y menos hidratos de carbono. 

Además, al igual que en el aperitivo es recomendable moderar las cantidades evitando servir grandes porciones y no acompañar la cena con una rodaja de pan para poder “reservar” el consumo de hidratos para la mesa dulce.

Los dulces: un desafío creativo

Para sustituir o complementar los clásicos postres navideños con diabetes tipo 2 es posible optar por preparaciones con menos hidratos de carbono y grasas como un plato de frutas digestivas (ananá, frutillas, cerezas), ensalada de frutas, peras o manzanas asadas y helados caseros de frutas naturales. 

Sin embargo, siguiendo un menú moderado y saludable en las instancias de aperitivo y plato principal también es posible suplantar los hidratos de carbono que poseen las frutas y el pan por alguno de los dulces típicos de Navidad y Fin de Año. Una vez más, todo se trata de mantener el equilibrio. 

Así, una fruta mediana o una porción de pan (aproximadamente 30 grs.) se puede intercambiar por:

  • 1 porción de turrón tradicional de 50 g. (1/6 de una tableta de 300 grs.)
  • 1 porción de 80 g. de turrón sin azúcar
  • 2 bombones de chocolate
  • 2 higos y 3 ciruelas secas
  • 12 uvas

Las bebidas alcohólicas: qué sí y qué no

Otro aspecto muy importante para mantener un consumo de hidratos de carbono equilibrado (y también de calorías) es moderar el consumo de alcohol durante las fiestas. 

Así, lo ideal es evitar las bebidas de alta graduación como whisky o cognac y elegir opciones con menos contenido alcohólico como vino (blanco o tinto) o espumante brut y beber un máximo de 2 copas por día. 

Siguiendo estos tips para “Poner Play” a una mesa navideña baja en hidratos y azúcares podremos disfrutar de cada instancia de la cena en las fiestas sin comprometer nuestra salud y nuestra calidad de vida. 

Esperamos incentivarlos a ejercitar la imaginación y la creatividad para lograr una mesa tentadora y apta para personas con diabetes tipo 2.

Este es un buen día para lograrlo: #HoyPonéPlay.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Compartí este articulo

Share on facebook
Compartí en Facebook
Share on twitter
Compartí en Twitter
Share on linkedin
Compartí en Linkedin
Share on whatsapp
Compartí en WhatsApp
Share on telegram
Compartí por Telegram
Share on email
Compartí por Mail