Aterosclerosis: Qué es y cómo prevenirla con diabetes tipo 2

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el último año, la palabra pandemia se convirtió en parte de nuestro lenguaje cotidiano.

La aterosclerosis y la diabetes tipo 2 son dos enfermedades muy relacionadas entre sí. Como hemos visto en este artículo, la diabetes tipo 2 aumenta las posibilidades de desarrollar aterosclerosis y otras enfermedades cardiovasculares.

Hoy, te invitamos a “Poner Play” para conocer más sobre la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica, cómo se manifiesta y cuál es la mejor forma de prevenirla. 

¿Qué es la aterosclerosis?

La aterosclerosis se define como una reducción del calibre de las arterias asociado a un proceso inflamatorio que se caracteriza por el engrosamiento y la pérdida de elasticidad de la pared arterial. Este engrosamiento está asociado a la presencia de placas de ateroma compuesta por colesterol y tejido fibroso.

En consecuencia, estas lesiones disminuyen el aporte de oxígeno y nutrientes a los distintos órganos del cuerpo. En líneas generales, son muchos los factores que contribuyen al desarrollo de aterosclerosis. Entre ellos, los más importantes son:

  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes.
  • Sedentarismo.
  • Obesidada.
  • Tabaquismo.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad ateroesclerótica?

La aterosclerosis se manifiesta clínicamente de distintas maneras. Algunas de ellas son: la angina de pecho, el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la enfermedad de las arterias de los miembros inferiores. Estas enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de complicaciones de salud para las personas con diabetes tipo 2 de la Argentina y el mundo. 

Según los resultados del estudio mundial CAPTURE –del que nuestro país participó- 1 de cada 3 personas con diabetes tipo 2 desarrolla una enfermedad cardiovascular. Además, en el 85% de los casos predomina la aterosclerosis.

¿Cómo prevenir la aterosclerosis?

La buena noticia es que la aterosclerosis también es posible de prevenir. Para ello, es necesario realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento sobre los distintos factores de riesgo. Adoptar un estilo de vida activo y una alimentación saludable que incorpore superalimentos beneficiosos, es el pilar fundamental para la prevención. Sostener un peso saludable contribuye a mantener en un rango adecuado variables metabólicas como la glucemia (azúcar en sangre), los triglicéridos, el colesterol y la presión arterial.

Hoy, más que nunca, es muy importante “Poner Play” a la concientización en torno a la prevención de la aterosclerosis. Según datos publicados por la Sociedad Argentina de Nutrición, se observó un incremento en el peso del 40% de la población encuestada durante la pandemia.

Asimismo, otros reportes indican que aumentó el tiempo de sedentarismo, al estar más horas frente a la pantalla, trabajando o en momentos de ocio. Esta combinación entre sedentarismo y aumento de peso impactó negativamente sobre la calidad de vida, resultando en un peor control metabólico.

Asimismo, durante la pandemia también se redujeron significativamente los controles clínicos y cardiológicos, lo que atenta contra el diagnóstico y tratamiento oportuno de las enfermedades. Por eso, también en estos tiempos es muy importante seguir estos consejos:

  • No descuidar la evaluación clínica y de los parámetros cardiometabólicos. 
  • Evitar el abandono de los tratamientos farmacológicos.
  • Adoptar un estilo de vida saludable para reducir los factores de riesgo y prevenir la enfermedad ateroesclerótica.
Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también llamadas cardiopatías, son aquellas enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Como ya hemos visto desde este mismo blog, esta clase de afecciones está muy ligada a la diabetes tipo 2. Por lo tanto, controlar esta enfermedad crónica a través de una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo permite también reducir los riesgos de desarrollar una ECV.
Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también llamadas cardiopatías, son aquellas enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Como ya hemos visto desde este mismo blog, esta clase de afecciones está muy ligada a la diabetes tipo 2. Por lo tanto, controlar esta enfermedad crónica a través de una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo permite también reducir los riesgos de desarrollar una ECV.

Si vivís con diabetes tipo 2, #HoyPonéPlay a la prevención de la aterosclerosis.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Este es un buen día para lograrlo: #HoyPonéPlay.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Compartí este articulo

Share on facebook
Compartí en Facebook
Share on twitter
Compartí en Twitter
Share on linkedin
Compartí en Linkedin
Share on whatsapp
Compartí en WhatsApp
Share on telegram
Compartí por Telegram
Share on email
Compartí por Mail