Ateroesclerosis y diabetes tipo 2: Conoce cómo prevenirla

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ateroesclerosis y diabetes tipo 2 son dos enfermedades que están más relacionadas de lo que muchos creen. Como ya hemos analizado desde este blog, la diabetes tipo 2 aumenta las posibilidades de desarrollar ateroesclerosis y otros factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

En #HoyPonéPlay nuestro objetivo principal es incentivar a quienes viven con esta enfermedad crónica a incorporar hábitos sanos y buenas prácticas. ¿Por qué hacemos esto? Porque sabemos que un estilo de vida sano permite controlar la diabetes tipo 2, prevenir la enfermedad cardiovascular y tener una mejor calidad de vida.

Para conocer cuáles son los riesgos y cuidar nuestra salud cardiovascular, “Pongamos Play” y empecemos por el principio:

¿Qué es la ateroesclerosis?

La aterosclerosis es una enfermedad en la que se deposita una placa dentro de las arterias. Las arterias son vasos sanguíneos que llevan sangre rica en oxígeno al corazón y a otras partes del cuerpo. Cuando en sus revestimientos interiores se acumula placa (grasas, colesterol, calcio y otras sustancias presentes en la sangre) se obstruyen y aparece la ateroesclerosis.

Al formarse esta placa, la pared de la arteria aumenta y pierde elasticidad, y con el tiempo, la placa se endurece y estrecha las arterias. Así es como se limita el flujo de sangre rica en oxígeno a los órganos y a otras partes del cuerpo.

Las arterias que se afectan principalmente son aquellas de tamaño mediano como las coronarias (que circulan sangre al corazón), las carótidas (que nutren al cerebro) y las de los riñones. Asimismo, también se puede acumular placa en las arterias grandes como la aorta y sus ramales en las piernas y brazos.

¿Cuáles son las causas de esta enfermedad?

La causa exacta de la aterosclerosis no se conoce. Sin embargo, es sabido que se trata de una enfermedad lenta y compleja que puede originarse durante la infancia. A medida que la persona envejece, esta avanza más rápidamente.

La aterosclerosis puede comenzar cuando ciertos factores causan daños en las capas internas de las arterias. Estos factores son:

  • El hábito de fumar.
  • Las cantidades altas de ciertas grasas y colesterol en la sangre.
  • La presión arterial alta.
  • La obesidad y el consumo de comidas con un alto contenido de grasas saturadas.
  • Los altos niveles de azúcar en sangre debido a resistencia a la insulina o a la diabetes tipo 2.
  • El sedentarismo
    Así, la placa puede comenzar a depositarse en el lugar en que las arterias sufrieron daños. Con el tiempo, esta se endurece y estrecha las arterias.
Ateroesclerosis y diabetes tipo 2 son dos enfermedades que están más relacionadas de lo que muchos creen. Como ya hemos analizado desde este blog, la diabetes tipo 2 aumenta las posibilidades de desarrollar ateroesclerosis y otros factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

¿Por qué la diabetes tipo 2 es un factor de riesgo para la aterosclerosis?

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que se desarrolla cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o no lograr utilizarla de manera eficaz. Esta imposibilidad que afecta la manera en la que el cuerpo procesa el azúcar en sangre (glucosa) se denomina resistencia a la insulina.

La insulina ayuda al azúcar a entrar en los tejidos del cuerpo, llevándoles de esa manera la energía necesaria para su buen funcionamiento. Al no funcionar correctamente, aumenta el nivel de glucosa en la sangre, y se promueve la producción de ácidos grasos que disminuyen la llegada de oxígeno y nutrientes a los músculos.

Esto se traduce en menor presencia de óxido nítrico, que es la sustancia que dilata los vasos y favorece el flujo sanguíneo. Asimismo, los ácidos grasos libres aumentan la producción de azúcar por parte del hígado, empeorando la condición de la persona con diabetes tipo 2.

De esa manera, al no dilatar correctamente y no recibir la energía necesaria, las sustancias que “tapan” o “cierran” las arterias se manifiestan más (vasoespasmo). Así, la arterosclerosis se agrava y/o se perpetúa.

¿Cuáles son los síntomas de la aterosclerosis?

Al comienzo de la ateroesclerosis los síntomas son prácticamente nulos y no empiezan a aparecer hasta que la obstrucción en las arterias es grave. Cuando esto ocurre, aparece un dolor fuerte en el área afectada.

Estos síntomas suelen presentarse cuando el flujo sanguíneo a una parte del cuerpo determinada se vuelve lento o se bloquea. Así, pueden provocar dolor en el pecho y dificultad a la hora de respirar. Las zonas que afecta más frecuentemente son el corazón, la carótida, las arterias cerebrales y las de las extremidades inferiores.

En cuadros agravados, la ateroesclerosis puede causar problemas de salud importantes, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares (derrames o ataques cerebrales).

¿Cómo prevenir la aterosclerosis con diabetes tipo 2?

Al igual que sucede con la enfermedad cardiovascular, para prevenir la aterosclerosis las personas con diabetes tipo 2 deben adoptar un estilo de vida saludable.

Siguiendo estos consejos para “Poner Play” a un estilo de vida saludable se podría reducir el riesgo de desarrollar aterosclerosis y controlar la diabetes tipo 2.

Si tenés diabetes tipo 2, #HoyPonéPlay a la prevención de la aterosclerosis.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Este es un buen día para lograrlo: #HoyPonéPlay.

Ante cualquier duda consulte a un profesional de la salud.

Compartí este articulo

Share on facebook
Compartí en Facebook
Share on twitter
Compartí en Twitter
Share on linkedin
Compartí en Linkedin
Share on whatsapp
Compartí en WhatsApp
Share on telegram
Compartí por Telegram
Share on email
Compartí por Mail